fbpx

Mujeres Infinitas: Ada Cristina Rahn

Porque cada mujer tiene una historia que contar y siento que podemos inspirar a muchas otras para que se atrevan a abrazar sus sueños, tomar de la mano a sus miedos y vestirse de luz gracias a sus talentos, hoy inicio un nuevo espacio en mi blog donde estoy abriendo una ventana para mostrar la historia de distintas mujeres a las que quiero que sientas muy cercanas, con el firme propósito que las uses de inspiración para impulsarte a vivir la vida que deseas.

Voy a comenzar por la mujer más importante de mi vida; es decir YO. Hace unos años no me hubiese atrevido hacer esto, por creer que era un acto de ego, por no sentirme lo suficientemente valiosa como para motivarte, y porque sencillamente no me había reconocido como la mujer más importante de mi vida.

Hoy en día uso mi propia transformación para que tú también te atrevas a vivir en función de lograr lo que deseas. Mi fórmula se llama: “AMA” (amor, metamorfosis, acción). Aprendí que lo único que había que hacer era amar a la mujer que soy, amar mi vida, amar mis talentos, amar mis proyectos, amar a mi familia, amar a mi pasado y amar a mi presente. Ese amor me transformó porque elevó mi estado emocional y esa energía me llevó a la acción.

Hoy les voy a contar la historia de la mujer que hay detrás de Mujeres Infinitas, a la que puedo describir como una valiente que abrazo la timidez para poder cumplir su sueño de ser conferencista, le tocó aprender a hablar “agilaito”  que quiere decir más rápido (como tanto le decía una de sus abuelas) para que la gente se mantuviese entretenida mientras ella hablaba, se transformó en una mamá canguro para obtener su título universitario porque su primer hijo lo tuvo a los 19 años, se abrió a  volver a creer en el amor para cumplir su sueño de tener una familia, aprendió a  valorar la vida estando casi 08 meses de reposo durante su segundo embarazo  porque tenía a un ser en su vientre que la había elegido como mamá, le tocó cambiar para obtener resultados diferentes, reinventarse para emprender en el extranjero, vivir separada de su marido casi un año enfocada en la expansión internacional, conciliar la maternidad con un hijo de 14 años y otro recién nacido, ampliar su visión para trascender fronteras, decirle adiós a muchos seres queridos y a su país.

Es un placer presentarme y contarles mi historia, quienes me han escuchado saben que me presento así: “Yo soy Ada Cristina Rahn creadora de mujeres infinitas”, el “yo soy” es mi mantra de poder y lo uso para conectarme con la valentía. Y si bien es cierto que en mi pasado tuve experiencias a las que antes tildaba como desagradables, hoy día siento infinita gratitud hacia ellas porque me llevaron a desarrollar una creencia: Yo creo que los sueños son para cumplirse, por lo tanto, puedo confirmar que todo ha valido la pena, porque gracias a lo que he vivido estoy donde estoy, porque ahora comprendo que todo ha tenido una razón de ser, porque aprendí a vivir en el presente, y a tener una visión de futuro.

Soy una venezolana con raíces alemanas viviendo en Madrid, de profesión Lic. En Comunicación Social, con diplomado en mercadeo y ventas, certificada como coach vibracional (en Venezuela), coach personal (En España), trabajé durante más de 15 años en grandes empresas entre ellas están: McDonald’s, Plumrose, AVON Cosmetics, como les mencioné anteriormente soy la creadora de Mujeres Infinitas y estoy trabajando en darle forma a otro sueño que se está gestando.

Tengo cuatro valores fundamentales en mi vida sobre los que estoy construyendo lo que deseo y que uso como los pilares para todo lo que hago.

El primer pilar es la familia, porque creo que es la base de la crianza, para desarrollar los valores, las creencias, nuestras raíces, nuestro pasado, nuestra historia. Tuve la fortuna de conocer a uno de mis abuelos y a mis dos abuelas, gracias a una de ellas aprendí hablar más rápido, a montarme en un escenario, a bailar con gracia, a tener deseos de superación, también aprendí que al lado de un gran hombre siempre está una gran mujer, nos enseñó a superar adversidades, que no importa de donde vengas lo importante es hacia donde vas, de mi otra abuela aprendí la elegancia, la discreción, los aires europeos, a vivir en la capital del país, lo importante que es el trabajo para la mujer y lo valioso que es involucrarte en el negocio familiar.

Tengo la dicha de disfrutar de mis padres, quienes siguen siendo “novios” a pesar de estar unidos en matrimonio desde hace más de 40 años, ambos médicos veterinarios, que sacaron adelante a sus cuatro hijos, y que hoy en día todos hemos emprendido una nueva vida en el extranjero. Han sido mi mayor inspiración para creer en el matrimonio y para criar a mis hijos apostando tener grandes resultados, así como como ellos han logrado en nosotros 4.

Al culminar el bachillerato mi primer empleo fue en McDonald´s ahí conocí al papá de mi hijo mayor, con quien me casé a los 19 años, y al poco tiempo nos divorciamos. A pesar de esta situación me gradué en cinco años como Lic. En Comunicación Social, cabe destacar que siempre trabajé y estudié. Tal y como me lo dijo mi papá: “el plan continúa con la diferencia que ahora te la pusiste más difícil.” Él sabía lo que significaba estudiar, trabajar y atender a un bebé; sin embargo, el apoyo de la familia fue clave para seguir adelante. Lo que pudo haber sido una excusa para no finalizar mi carrera se convirtió en un reto personal y ejemplo para mi hijo, de hecho, mientras estuve embarazada fue el año que mejores notas obtuve.

El segundo pilar en mi vida es la pareja, el deseo de tener un hogar me llenó de suficientes motivos como para comenzar a los 29 años mi despertar espiritual y me sumergí en el mundo del crecimiento personal. Tuve que cambiar la forma de ver la vida para comenzar a desarrollar la creencia que las parejas felices si existen. Entendí que los hombres no tenían la culpa de mis relaciones tormentosas, cuando había sido yo quien les había dado cabida en mi vida. Dejé de creer que todos son iguales, y comencé a darle votos de confianza al amor. Así fue cuando estudiando el Diplomado me casé con mi compañero de clases, desde hace 11 años estoy viviendo este sueño que me creí y así pude crear mi propia historia de amor.

Hay algo que le agradezco muchísimo a mi marido y es haberme repetido tantas veces la siguiente frase: haz TODO lo que quieras con la única condición que te haga feliz. Fue cuando hice consciente que había hecho mucho, pero si no me sentía satisfecha es porque faltaba la condición de SER feliz.  Fue el inicio hacia cultivar la felicidad real en mi vida, cuando digo “real” es la felicidad que viene de tu realización personal, la felicidad que surge de tu alma y se te nota en el brillo de tus ojos.

El tercer pilar son los sueños, yo creo que son para cumplirse porque es lo que nos hace sentir realizadas. En este punto voy hacer alusión a mi segundo embarazo, porque luego de haber sido tan deseado, me invadió el miedo el hecho de volver a ser madre catorce años después. Ese miedo me llevo a estar ocho meses en cama por tener un embarazo de alto riesgo, me hizo valorar mucho la vida y la responsabilidad de tener en mi vientre a un bebé. Me conectó con lo verdaderamente importante, la fortaleza del SER, el crecimiento espiritual y personal.

Un año después tuve una sola opción “cambiar” para poder evolucionar, me encontré en un momento muy coyuntural de mi vida porque la famosa depresión postparto se alargó, yo estaba sin trabajar, Cristian nació con una condición especial que se podía revertir pero que requería mucha dedicación, por otra parte, mi hijo mayor en plena adolescencia, comenzaba a aproximarse el momento de irse a la universidad , adicionalmente la situación de mi país cada vez peor y como si fuera poco me decidí a emigrar. Fue cuando me dije que debía fortalecerme para seguir hacia adelante.

Como buena librana me gusta el equilibrio y requería balance, así llego el yoga, la meditación, el tai chi y el coaching a mi vida; por otra parte, decidí abrirle la puerta a la Ada madrina que habita en mí, que es apasionada de la ley de atracción y comencé a ampliar mis conocimientos sobre ella para aplicarlos de una forma más consciente. Así fue como entendí que lo único que tenia que hacer era amar a la mujer que soy, ese amor comenzó hacer su efecto y me impulso a la acción.

Me formé, estudié, me di un tiempo, y en el momento que me sentí lista comencé a ejercer como coach en Venezuela a nivel personal y empresarial, fue como un renacer para mí, la práctica me hizo confirmar que era a eso a lo que me iba a dedicar.

Por otra parte, diseñando el plan migratorio el primer país donde migramos fue Panamá y allá no podía ejercer como comunicadora social porque es una profesión para los panameños por nacimiento, de esta manera me llegó el momento de reinvertirme y fue cuando el coaching se volvió no sólo una pasión sino mi profesión.

Panamá es un país al que agradezco muchiiiisimo, porque tuve la oportunidad de formarme como emprendedora en el programa: Canal de Empresarias, creé un evento que llevó por nombre: Workshop Femenino, comencé a escribir para la revista Digital Así Soy Mujer, fui mentora de la ONG Voces Vitales, ejercí como Coach, pero siento que lo más valioso de esta experiencia fue ganar la confianza en muchos aspectos de mi vida, por ejemplo, atreverme a trabajar en mis sueños a pesar de ser extranjera.

Cuando pensaba que todo iba a comenzar a estabilizarse y la curva a ascender; la vida nos cambió el 06 de octubre de 2.016 un acontecimiento familiar muy triste e inesperado hizo que nos reuniéramos toda la familia en MADRID. Fue cuando nuevamente se hizo presente el valor más grande que tengo como persona: la familia, y nuestra esencia se basa en la unión. Hacer honor a lo que somos nos fortalece, porque creemos que en la unión está la fuerza. Así fue como en medio de una experiencia familiar muy triste se dio el momento de mudarnos todos a España, agradeciendo nuestras raíces alemanas y elegimos reiniciar “juntos” una nueva vida.

Confiamos en el poder de la unión porque sabíamos que no podíamos cambiar lo ocurrido, pero de nosotros dependía lo que sucediera desde ese momento en adelante.

En el 2.016 pude reafirmar las creencias que me han llevado a vivir lo que deseo: las posibilidades para lograr lo que imagino son ilimitadas, porque YO SOY INFINITA. Me tomé un tiempo para formarme, conocer el mercado español, deseaba aprobar una asignatura que consideraba pendiente en mi vida que era aprender sobre el arte de vender, instruirme en marca personal, negocios on line, redes sociales, sentirme coherente, más equilibrada, es decir; me di un tiempo sin abandonar lo ya cultivado para comenzar a construir un negocio sobre bases más sólidas.

 El 2.018 ha sido un año de seguir sembrando, y a su vez recoger los frutos de lo cultivado en estos casi 02 años en España. Mujeres Infinitas se ha convertido en mi creencia de vida para crear lo que deseo y como coach me propuse dedicarme a inspirar y motivar a otras mujeres para que también lo crean, para que inviertan en ellas como el activo más valioso de sus vidas, como la mujer más importante de su vida, a partir de ahí todo el contenido y programas de coaching que he diseñado.

Hay cosas en mí que no cambian a pesar de todo lo que he vivido, es porque forman parte de mi esencia, por ejemplo: mi gusto por las arepas, mi color de piel, siempre busco el equilibrio y la conciliación, mi peso, me parezco a mi mamá, que no me gusta cocinar, soy sencilla para vestirme, pero me considero elegante, me encanta meditar, organizar un evento, me encanta una cámara, me encanta todo lo que tenga que ver con medios de comunicación, me encanta viajar, me encanta una fiesta, me adapto fácil, amo comer dulces, me gusta estudiar, amo mi profesión,  y tengo un nuevo amor que se llama: España.

El mayor de mis sueños cumplidos: mi transformacional personal. Que se hace evidente cuando miro hacia atrás y hasta hace unos años me declaraba anti tecnológica, y hoy en día el 80% de mi negocio es ON LINE.

Gracias una vez más por ser parte de la comunidad de mujeres infinitas y a partir de ahora queda abierta esta ventana por donde les iré contando la historia de vida de muchas mujeres que te aseguro serán de inspiración para ti también.

Mujeres Infinitas © Todos los derechos reservados

info@mujeresinfinitas.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies