fbpx

¡Solo se vive una vez!

Sólo se vive una vez, además de ser el título de una canción, es una frase que me sirvió hace unos días para recobrar la armonía, luego de vivir en muy pocos días experiencias que me llevaron a sentir emociones extremas.

En tan sólo 07 días celebré el nacimiento de nuevas vidas, la inauguración de nuevos negocios, viví la tristeza por el fallecimiento de personas queridas, fui testigo de la alegría de familias que volvieron a estar unidas, otros lloraban porque se separaron, parejas celebrando un nuevo aniversario, y otras solicitándome ayuda emocional para su proceso de divorcio, durante unas horas en mi país Venezuela retornó la fe, y en menos 24 volvió la incertidumbre.

En medio de esta montaña rusa emocional, es por lo que quise titular este artículo: “sólo se vive una vez”, esta frase me ayudo a retornar a mi centro recordándome que existen circunstancias que no dependen de nosotros cambiar, que todos somos creadores de nuestra realidad, que cada ser humano tiene libre albedrio para elegir, y además lo único que podemos controlar es la manera en cómo nos sentimos.

La rabia no iba a solucionar la situación de un país, por lo que decidí enfocarme en lo que, si sentía que podía ayudar que era haciendo una donación para medicinas y  seguir dejando en alto nuestro nombre con un trabajo lleno de integridad, por otra parte, recordé que sintiéndome triste no iba aliviar el dolor de otros, por el contrario le añadiría un eslabón a la cadena y si una pareja elije divorciarse posiblemente esa sea la manera de estar mejor.

Así fue como recordé el principio de los 4 poderes de los cuales les hablo en Mujeres Infinitas, ellos son: el poder de la palabra, el pensamiento, la imaginación y la emoción, ellos tienen la capacidad de ayudarnos a crear nuestra realidad, porque forman parte de las vías que tenemos para comunicarnos con la vida. Y cuando logramos unirlos en una misma idea cobran una mayor fuerza, y así nos permiten retomar la armonía.

La idea que elegí para unirlos fue: “Sólo se vive una vez”, porque al pensarla fue inevitable recordar la canción, y así el pensamiento motivo a la palabra a cantar, le levantó el ánimo a la emoción y la imaginación se despertó recordándome el valor de cada día de vida. 

Es una práctica que integré a mi vida desde hace más de 07 años y que ahora forma parte de la esencia de Mujeres Infinitas y es una de las áreas que trabajo en los programas de formación.

Te quiero mucho.

Ada Cristina Rahn.

Mujeres Infinitas © Todos los derechos reservados

info@mujeresinfinitas.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies