fbpx

¿Cuándo ir a la acción?

Si me preguntan ¿cuándo ir a la acción? Mi respuesta sería: tiene sus beneficios “respirar” antes de actuar, o te diría que “ahora mismo”, porque la gran diferencia está si te «sientes» lista para esa acción.

Hoy quiero conversarles sobre la importancia de aprender a elegir tus acciones en pro de lograr los resultados esperados. Elegí este tema porque estamos expuestas a muchísima información que por una parte nos dice que todo está en nuestra mente y pareciera estar disociada la mente de la acción, por otra parte, nos dicen no te detengas, otros nos dicen aprender a fluir, otros nos hablan de trabajar incansablemente hasta lograr lo que deseas y otros nos venden la facilidad de lograr todos nuestros sueños sin mucho esfuerzo. Todo es viable y correcto, porque cada uno tiene su verdad.

Hoy quiero resaltar la importancia del “sentir” antes de actuar, porque los resultados de tu vida no dependen netamente de la acción sino de lo que “sientes” antes, durante y después de la acción., entonces ¿cuándo actuar? Ahora mismo, cuando se trata de sentirte bien.

Toda esta reflexión viene fundamentada en mi formación como coach vibracional y estudios en ley de atracción. Ambas vertientes me han enseñado que somos energía en un cuerpo físico y por ende nuestra emoción tiene una vibración; así como una gran influencia en el resultado de nuestra vida.

Quiero que recuerdes cuántas veces te ha pasado que luego de una acción dices: yo sabia que iba a pasar eso, yo sabia que me iba a decir eso, yo sabía que no debía hacerlo, yo sabía que no iba a suceder, ¡lo sabía! Es por ello que hoy me propongo que se conecten con su sexto sentido, que se conecten con su “sentir” y actuar en función de esa guía, de esa palpitación. Porque la que te está hablando es tu alma, ella guía a tu sexto sentido, y lo mejor es ir de la mano con tu alma.

Entonces ¿Cuándo es el mejor momento para actuar?, va a depender de la acción, por ejemplo, cuando se trata de cambios, nuevas propuestas, dar inicio a algo, hacer una solicitud, finalizar algo, cerrar un ciclo, mi respuesta sería: el mejor momento es cuando te “sientas” lista. Ahora bien ¿Qué puedes hacer desde ya? Todo lo que contribuya a “sentirte” lista. Por ejemplo: estudiar si te ayudará a sentirte lista profesionalmente, ejercitarte si te ayudará a sentirte lista físicamente, reunirte con una amiga si te ayudará a sentirte mejor, conversar si te ayudará a comunicarte, solicitar apoyo si te ayudará a sentirte lista para tomar una decisión importante, buscar asistencia profesional si te ayudará a sentirte lista para un cambio, porque “todas” son acciones que van a contribuir a lograr ese estado emocional que luego se verá reflejado en los resultados de tus acciones.

Por ejemplo, renunciar a tu actual empleo convencida que es la mejor decisión es muy distinto a realizar esa acción sintiendo miedo al futuro, finalizar una relación de pareja convencida que deseas un cambio será muy distinto a sentir rabia porque no resulto como esperabas, o emprender un negocio decidida que va a contribuir con tu realización personal es muy distinto a iniciar una nueva actividad porque sientes la necesidad de generar ingresos extras. Es la misma acción vista desde dos emociones diferentes.

Incluso desde que tomas la decisión de despertar cada mañana, ya estás eligiendo una acción que marcará la diferencia si lo haces con la alegría de un nuevo despertar o con apatía porque tu vida no tiene sentido.

En resumen, previo a una decisión en la que tienes dudas o a la manifestación de un deseo, las mejores acciones serán las que contribuyan a sentirte lista, cuando estás en plena acción lo mejor será todo lo que contribuya a mantenerte en ese estado de bienestar y luego de la acción lo ideal es todo lo que te conecte con la gratitud para cerrar ese ciclo de creación e inicies uno nuevo. Dado que todo lo que hagas va a llevar tu esencia, la acción no está aislada de quien eres o de lo que sientes, por el contrario, la acción emerge de ti y será un reflejo d ese sentir.

Porque no es lo que haces sino lo que “sientes” antes, durante y al finalizar el proceso.  Previo a tu acción “respira” y detente a sentir, aprende a preguntarte ¿qué siento?, ¿Qué pienso?, porque una vez que reconoces la emoción podrás transformarla hacia el bienestar y permitirte fluir para que se manifieste lo que deseas.

Por lo tanto yo creo que tiene sus beneficios respirar antes de actuar.

Las quiero mucho, y gracias por ser parte de mujeres infinitas.

Si este artículo te gusto házmelo saber con un like, déjame tus comentarios y comparte si crees que podemos contribuir con el desarrollo personal de otras mujeres.

 

Un abrazo.

Mujeres Infinitas © Todos los derechos reservados

info@mujeresinfinitas.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies